En México todos los días circulan más de 29 millones de automóviles particulares y de servicio público, lo cual trae un sinfín de complicaciones, desde filas enormes para pasar, trafico inagotable y miles de contaminantes.


Ante la gran cantidad de gases tóxicos producidos por los vehículos, desde hace varios años en las ciudades más importantes del país se ha llevado a cabo un programa para intentar reducir los gases que deterioran el medio ambiente, se trata de la verificación vehicular


¿Pero cómo funciona? La verificación vehicular es un método y a la vez un antídoto, como método busca medir la concentración de gases producidos por un vehículo en funcionamiento. El programa de verificación determina los límites máximos permisibles de gases.


Como antídoto, funciona para disminuir las consecuencias de enfermedades respiratorias y todos los daños colaterales al medio ambiente.

¿Qué necesita un vehículo para ser verificado?

  • Vehículo afinado
  • Sistema de escape original en buen estad
  • Filtro de aire nuevo
  • Contar con tapón y bayoneta del depósito de combustible
  • El vehículo debe contar con dispositivos anticontaminantes en buen estado y conectados
  • Motor y carrocería limpia para la inspección visual